¡No hay respiro! Residuos de cementera estatal afectan a Guanta

No solamente el arco minero está acabando con el ecosistema en el sur del país, también las empresas cementeras del Estado destruyen el medio ambiente en el oriente. La ciudad de Guanta en el estado Anzoátegui es ejemplo de ello, pues diariamente una gruesa capa de polvillo cubre el cielo de la localidad.

45 mil habitantes del pueblo diariamente sufren por la contaminación generada por la empresa cementera Pertigalete, ubicada a pocos kilómetros de Guanta y del parque nacional Mochima.

«Aquí hay que estar siempre limpiando. Hay días en que el polvo tapa completamente el cerro», aseguró a BBC Mundo Gerardo Serra, de 77 años.

El polvo lo impregna absolutamente todo, cuando no llueve, empeora la situación y cuando se registran las precipitaciones, también hay graves consecuencias.

«Con el agua caen también los materiales que emanan de Pertigalete. Si no alcanza a limpiarse antes de que se seque el suelo, los restos se solidifican y quedan ahí para siempre», expresó otra vecina que prefirió no identificarse.

Los problemas de salud están a la orden del día. Los centros de salud están abarrotados de pacientes con enfermedades respiratorias, tal como constató una doctora del Centro de Diagnóstico Integral de El Chorrerón.

«Infecciones respiratorias, bronquiolitis y neumonías son lo más frecuente aquí… Esta semana hemos tenido entre 30 y 40 casos. Quienes más sufren son los lactantes y los pacientes asmáticos», comentó la especialista.

Desidia en la empresa

Toda esta situación tiene una causa fundamental: la desidia del régimen que no ha invertido en la cementera. De los siete hornos de Pertigalete, solo funciona uno.

«El problema de la contaminación siempre existió, pero se ha agravado desde la expropiación por la falta de mantenimiento», comentó un trabajador.

Según los propios empleados, ese único horno no posee los filtros necesarios para evitar la contaminación del aire, pues los residuos salen sin control.

El problema también está afectando las fuentes acuíferas, según Antonio Oteiza, presidente de la asociación Movimiento Ecológico, quien denunció que el polvo está cubriendo los corales.

Lamentablemente, la población está resignada a que la situación continúe, solo se aferran a que la misma desidia gubernamental apague el único horno en funcionamiento para acabar de una vez por todas la destrucción del medio ambiente.

Vente Aragua rechazó la sentencia del TSJ contra diputados de la AN

Según Padrino López «aquí no va a haber transición alguna»