Cómo la hiperinflación y el encaje legal hacen trizas tu bolsillo

Podría afirmarse que la hiperinflación, aunado al encaje legal, es el principal mal que tiene Venezuela, pues hasta ahora ninguna medida de la administración de Nicolás Maduro ha logrado desplomar los bajos precios que existen en la economía.

A propósito de la hiperinflación, el economista Jesús Casique conversó de manera exclusiva con Caraota Digital y afirmó que en los últimos cuatro meses se ha desacelerado producto de las políticas económicas restrictivas del Ejecutivo concentradas en el encaje legal, que afecta principalmente a la actividad bancaria privada.

«El incremento del encaje legal asfixió al sector privado bancario en Venezuela. Es prácticamente inviable para los bancos dar créditos porque si revisamos el encaje legal, tanto el ordinario como el marginal, y lo comparamos con los depósitos de la banca, es el 80% la tasa afectiva. De cada 100 bolívares, 82% se tiene que dirigir al encaje legal y únicamente le quedarían 18 bolívares al banco para otorgar créditos».

El experto consideró, que debido a la crisis que se hay en el país, la inflación en Venezuela podría cerrar 2019 entre 10.000% y 40.000%.

Con hiperinflación el bolívar no vale nada / cortesía Sputnik

Por su parte, el economista Pedro Palma, también declaró para Caraota Digital y afirmó que el régimen ha venido haciendo una serie de ajustes para disminuir la hiperinflación en el país, aumentando el encaje legal y la sinceración de tipo de cambio. No obstante, estas acciones no han resultado positivas en el aparato productivo del país.

«Todavía el Banco Central de Venezuela continúa dando financiamiento al gasto público deficitario, fundamentalmente a Pdvsa, lo cual crea una masa importante de dinero primario que cuando llega a la banca no eleva la capacidad de otorgamiento de crédito porque ese dinero tiene que ser congelado en el Banco Central debido al altísimo encaje requerido».

En su opinión eso ha paralizado totalmente la actividad crediticia, pues no hay crédito en la banca y eso ha contribuido a reducir la actividad de demanda, particularmente lo relacionado al consumo, que ha influenciado la leve caída de la hiperinflación.

«Se está creando una recesión muy importante. Hay una parte de la población que no puede adquirir los bienes y servicios que necesita porque no tiene acceso al financiamiento que ya no existe. Las acciones que está tomando el Gobierno para el control de la hiperinflación, si bien han dado algún resultado no son sostenibles en el tiempo ni es la solución definitiva al gravísimo problema hiperinflacionario».

Liquidez monetaria y volatilidad

En referencia a la liquidez monetaria, que ha tenido un comportamiento sumamente volátil, Jesús Casique sostuvo que ésta ha tenido una fuerte caída pero en la última semana fue leve el desplome.

«La base monetaria y el financiamiento que viene efectuando el Banco Central de Venezuela a empresas públicas no financieras ha disminuido pero, sin embargo, el Gobierno ha incrementado los bonos».

Pronosticó que en cualquier momento la administración de Nicolas Maduro apruebe un nuevo incremento del salario mínimo y eso podría aumentar aún más la hiperinflación.

Recordó que a finales de 2019, específicamente en el tercer trimestre del año, se producirá una demanda inflacional producto de los pagos de bonos y pagos de aguinaldos.

 

Cortesía Banco Central de Venezuela

Cuando la tristeza se disfraza de rabia

Conseguir trabajo en Buenos Aires