¡Auxilio, llegaron las vacaciones!

Amaris Peraza

@amaperaza

Llegó una época muy esperada por los niños y usualmente angustiosa para los padres, y más en estos momentos del país. Por eso he querido hacer un panorama más amplio con opciones de lo que podemos hacer en estas vacaciones, recordando que muchos debemos trabajar y que ahora resulta muy costoso viajar. Pero la realidad de los niños en casa no se puede olvidar.

Primer paso

Cuando mis hijos o yo salimos de vacaciones lo primero que hacemos es disfrutar de dos días de pijamas. Eso nos ayuda a quitarnos el estrés que nos genera la calle. La idea es andar todo el día con monos, pijamas y pantuflas en la cama, viendo películas.

Lo importante

Es vital poder desconectarte del trabajo, y si puedes tomarte unos días libres en estas fechas para compartir con tu familia, es ideal. De lo contrario podrías enfermarte.

Usualmente los emprendedores o personas que trabajan por su cuenta suelen decirme que es imposible, pero resulta que si lo planificas muy bien, lo puedes hacer.

Para lograrlo, es importante:

  • Los días antes de salir de vacaciones intenta cerrar todos los asuntos pendientes, como reuniones, entregas, presentaciones…
  • Deja por escrito el estado de todas tus tareas, los contactos de los compañeros que deberán comunicarse en tu ausencia en caso de necesitarlo y todo lo necesario para que no perturben tu descanso.
  • Avisa que durante esos días de vacaciones no estarás operativo. Programa una respuesta automática de los correos que recibas en la bandeja de entrada. Si tienes un celular de la empresa sería muy recomendable que lo apagues o lo dejes en casa.

Ahora, es vital que recuerdes antes de irte que nadie es imprescindible en el trabajo. Que tomarte unos días reporta vitalidad, optimismo, refuerza la autoestima y, lo más importante, te hace más productivo y creativo.

Para que resulten más eficaces esas vacaciones, es importante que no te agobies con multitud de actividades y que realices aquello que realmente te divierta. Descansar y dormir lo necesario y no madrugar sino levantarte cuando te provoque. Olvídate del reloj, así que evita horarios restringidos.

 La realidad de los pequeños en casa

Los #Amatips que te dejé antes suenan muy bonitos, pero los padres me pueden decir que son imposible de cumplir cuando se tiene niños. Pero les aseguro que no es imposible. Ahí llegamos al mismo punto de los emprendedores: si se organizan bien, se puede lograr.

Y a organizarse llamo que cada pequeño sea responsable – según su edad – de recoger las cosas inmediatamente, por ejemplo. Tómate tiempo para el relax (la casa se puede caer) y planifica la comida y déjala hecha. Si quieres olvidarte de lavar unos días, los vasos y platos plásticos pueden ayudar.

Pero si te toca trabajar mientras los pequeños están en casa, te dejo unas ideas que te pueden funcionar:

  1. Clases de natación

Animar a los niños a apuntarse en natación es una buena idea, ya que practicarán un deporte saludable y se relacionarán con otros pequeños de su edad. Además, es una actividad perfecta para las vacaciones. La clave para mi, que soy mamá gallina, es asegurarme de que se encuentren vigilados por especialistas. Pero, sobre todo, debemos tener en cuenta si el niño o niña desea tomar estas clases.

  1. Cocinar con ellos

Hacer partícipes a los más pequeños de la casa en la realización de recetas culinarias, sobre todo si se trata de repostería, es siempre recomendable. A través de esta actividad descubrirán que preparar comida puede ser divertido. Puedes escoger un fin de semana para hacerlo con ellos o buscar clases para niños.

  1. Salir de paseo en bicicleta

Esta actividad es ideal para hacerla con los niños, ya que se practica un ejercicio físico además de desarrollar habilidades motrices. No se limita solo a la bicicleta, también puede realizarse una variante similar utilizando patines o patineta. Lo importante es pasear juntos y al aire libre ¡y no cuesta nada!

  1. Hacer actividades culturales

Es una forma de ayudar al desarrollo cognitivo y emocional de los niños. Hay opciones más económicas en las casas de las culturas de las alcaldías o teatros de la zona. También algunos museos hacen planes vacacionales.

  1. Acampar

Ir de camping o hacer un picnic es una actividad muy buena para hacer con los niños, ya que permite que tomen contacto con la naturaleza mientras se divierten con la familia. Como puede ser un poco complicada, los patios de las casas son una muy buena opción. De hecho, uso la terraza de mi casa para crearles un campamento y hasta fuego para calentarnos he hecho. Aquí la clave es la imaginación.

  1. Ir de campamento

Enviar a los niños a un campamento de verano es una buena opción para que se relacionen con otros pequeños mientras realizan muchas actividades. Eso sí, es importante que no se prolonguen demasiado, ya que no es una actividad en familia, y que el niño o niña no acuda a estos campamentos obligado/a o a regañadientes. Escuchemos siempre sus opiniones.

  1. Reuniones familiares

Reunirse con los familiares cercanos es una buena actividad para hacer con los niños, ya que les enseña la importancia de la relación en la familia, mejorando también la comunicación con otras personas. Además, conocerán nuevas cosas acerca de sus padres a través de lo que los familiares les cuentan. Eso se puede planificar un fin de se semana y organizar que cada persona contribuya con algo para la comida.

  1. Montar un jardín

Si tu casa tiene un jardín, es un buen momento para redecorarlo con tus hijos. De este modo los pequeños estarán en contacto con las plantas y podrán aprender que también son seres vivos a los que hay que respetar y cuidar. También se puede sembrar plantas en macetas, en caso de no tener jardín.  Además, esta actividad vacacional permite ir viendo los frutos de un progreso relativamente lento, lo cual sirve para que los niños se acostumbren a plantearse objetivos a medio y largo plazo.

Ahora bien, no podemos olvidarnos de que para que no sea un periodo de descontrol, los padres debemos respetar los horarios y las rutinas, obviamente sin ser tan rigurosos como cuando hay clases. Si los van a inscribir en clases especiales, que sean ellos quienes escojan lo que quieren aprender.

¿Aburrimiento?

La palabra aburrimiento es la mas temida por los padres. La verdad no sé por qué, pero solemos querer mantener ocupados a los pequeños.  Sin embargo, les cuento que es importante y vital que los niños puedan aburrirse. Lo han destacado diversos estudios y especialistas: «El aburrimiento debe ser reconocido como una emoción humana legítima que puede ser central para el aprendizaje y la creatividad», escribieron las investigadoras Teresa Belton y Esther Priyadharshini, de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), en un articulo publicado en la revista especializada Cambridge Journal of Education.

¿En qué se relaciona el aburrimiento con la creatividad y el aprendizaje? Simple: el niño en general se aburre cuando carece de actividades preestablecidas, y este es el mejor estímulo para pensar en cosas que hacer, es decir, para que cree sus propias motivaciones. «Tendrá en definitiva que automotivarse, y no les quepa duda de que lo hará», asegura Guillermo Cánovas, director del Observatorio para la Promoción del Uso Saludable de la Tecnología.

Así que hay muchas opciones para padres que trabajan, que están en casa y que no pueden viajar para que esta temporada sea especial para los pequeños y puedan regresar a clase recargados de energía y con emociones positivas.

maryory

Lo que debes saber de los anticonceptivos

CEV: fue un acto cruel quitarle a la familia el derecho de velar a Acosta Arévalo