Proponen llevar hielo a la Antártida para retrasar derretimiento de polos

Glaciólogos de la Universidad de Tasmania, propusieron un proyecto que consiste en llevar grandes cantidades de hielo artificial a la Antártida para retrasar el derretimiento de los polos.

“Si la Antártida pierde hielo, ponle mas encima” parece lo que respondería un niño ante este problema. Pero en realidad, la cuestión no está tanto en la cantidad de hielo que se se está derritiendo, sino cómo lo está haciendo.

Según explica Sue Cook, una de las expertas tras el estudio, el mayor problema del deshielo de los glaciares es que, al romperse y separarse de los bloques grandes, en el proceso se expone hielo que estaba en las profundidades; este tipo de hielo es diferente al de las capas más externas, al llevar millones de años oculto.

Al contactar con el aire y el agua, reacciona de manera diferente y puede acelerar el proceso de deshielo, lo que a su vez empeora más la situación.

Una solución podría ser producir capas de hielo artificial que cubran estas capas de hielo más antiguo y resistan mejor a la luz y al agua. Estas capas simularían el efecto de las capas de hielo que se forman de manera natural.

Aunque no pararían el deshielo, que en la actualidad solo puede ser detenido si las grandes potencias hacen un esfuerzo mundial para dejar de contaminar, pero retrasaría el proceso.

El problema está en que estaríamos hablando de una cantidad absurda de hielo: nada menos que 7 billones de toneladas de hielo, reseñó Omicrono.

Para generar semejante cantidad de hielo haría falta mucha energía, y sería uno de los proyectos más grandes a los que se enfrentaría la humanidad. Los científicos proponen obtener el agua directamente de los océanos y construir nada menos que 12.000 turbinas eólicas, que generarían la energía suficiente para bombear nieve artificial en dos glaciares de la costa oeste de la Antártida.

Este proceso podría hacer bajar el nivel del mar hasta 5 centímetros y la zona sería mucho más estable. Sin embargo, quedan muchas dudas sobre el impacto medioambiental que podría provocar y cómo podría afectar a las corrientes oceánicas en el resto del mundo.

Para conseguir esto sería necesario que todos los Gobiernos del mundo se pusieran de acuerdo para financiarlo.

En la actualidad solo bastaría conque países como China, EEUU, Rusia y el resto de las grandes potencias mundiales creen leyes que prohíban que las industrias sigan contaminando, lo que detendría el calentamiento global.

Gran sesión de calle de la AN se realizará en la plaza Alfredo Sadel

2 % de los migrantes venezolanos han practicado sexo por supervivencia